Además de celíaca, tengo intolerancia a la lactosa ¿qué hago?

Lo primero, como siempre os decimos en este blog, debes mantener la calma. Si además de celíaco eres intolerante a la lactosa, se reduce el campo de actuación y la compra en el supermercado se hace más larga. Algunos productos sin gluten llevan lactosa, por lo que debes fijarte en aquellos que especifican que son sin gluten y sin lactosa. Por eso digo que el campo se reduce, ya que hay cositas ricas sin gluten pero llevan chocolate, por ejemplo.
[!adsenseamp!]
Como nos explicaban perfectamente nuestros amigos de Allergychef, hay casos en los que coinciden estas dos intolerancias, y esto se debe a que las enzimas que descomponen el gluten y la lactosa, entre otros, están en la vellosidad intestinal. Muchas de estas intolerancias son debidas a la atrofia que la intolerancia principal ha producido en estas vellosidades. Y esta atrofia produce a su vez la pérdida de enzimas y, en consecuencia, la mala digestión de los componentes, digamos, secundarios, y llega la nueva intolerancia. Si la celiaquía ha hecho que la pared intestinal se atrofie, la enzima de la lactosa, que descompone la lactosa, deja de funcionar, y aparece esta intolerancia.

Puede suceder que al hacer dieta sin gluten la vellosidad se recupere y con ella la lactasa, aunque esto no ocurre en todos los casos y pude ser que haya más de una intolerancia primaria. El médico será el que mejor os oriente en cada caso.
[!adsense!]
Otra cosa que se puede hacer, tampoco todos los días, pero en ocasiones especiales sí, es tomar una de esas pastillas que venden en las farmacias y que ayudan a digerir la lactosa neutralizando la intolerancia y evitando la aparición de síntomas propios de la misma. Si tenéis algún tipo de antojo sin gluten pero lleva lactosa, estas pastillas son eficaces (por lo que sé no a todo el mundo le hacen el mismo efecto). Como todo, el médico os explicará, imagino que no será bueno abusar de ellas y deberemos guardarlas para eventos o cosas puntuales.

Y, ante todo, paciencia. Ya la compra sin gluten resulta a veces larga, así que si sumamos otra intolerancia, en este caso a la lactosa, pero cualquiera otra que tengáis, deberéis respirar hondo y mirar atentamente todos los etiquetados. Encontrar productos sin gluten puede ser relativamente fácil, es más complicado hacerlo sin gluten y sin lactosa.

Si tenéis cualquier duda sobre algún producto concreto, o sobre lo que sea, no dudéis en preguntarnos. ¡Encantados de ayudaros!

Written By
More from margot
Hoteles sin gluten, valor añadido en las vacaciones
A la hora de planificar las vacaciones y buscar alojamiento encontrar hoteles...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *